Un nuevo surrealista

En mi chamba, por fin tomamos la decisión de contratar a alguien. Lo difícil no fue darnos cuenta que necesitábamos ayuda, sino encontrar a alguien que se pudiera adaptar a nuestra, muy bizarra, manera de trabajar.

Si ya de por sí era algo difícil encontrar una manera buena de trabajar cuando éramos sólo 2 personas, el agregar a otra persona a la dinámica, ha sido una experiencia de aprendizaje. Sí, ya hemos trabajado con otras personas, pero usualmente es en sólo un proyecto y con las chambas claramente segmentadas. Tener a alguien de planta que quiere ayudar en todos los proyectos y que tiene que agarrar el ritmo que llevamos, es una dinámica con la que no tenemos experiencia.

Estuvimos buscando por varios meses alguien que se ajustara a nuestra manera de trabajar. Hubo gente que entrevistamos, gente que nos recomendaron, gente que se ofrecía a trabajar con nosotros, pero nadie nos convencía. Cuando un día Rob, muy serio, me dijo que chance ya había encontrado alguien que nos aguantara, no me la creí. Siendo perfectamente honesto, tardé un rato en comenzar a creerlo. Yo creí que nadie nos iba a aguantar el ritmo, pero resultó que sí se puede.

Ahora, esta persona nos ha ido ayudando a resolver problemas y a dar una perspectiva nueva y muy necesitada a cómo hacer las cosas. Está aprendiendo los lenguajes, modos, usos y costumbres del desmadre por el que está compuesto nuestro trabajo.

En fin, que bueno que decidiste trabajar con nosotros René.