Ni cómo huir de JavaScript

No me pregunten por qué, pero nunca he sido gran fan de JS. Hay algo que siempre me ha dado mala espina. Antes, trataba de sacarle la vuelta, siempre tener fallbacks a procesamiento server-side en lugar de depender de browser-side, tanto como me lo reclame la gente con quién trabajo.

Tristemente, para mí al menos, hoy cada vez más cosas se hacen con JS. No porque sea el lenguaje de moda (*cof* Ruby *cof*), sino porque es el lenguaje correcto. Hay tantas cosas interactivas que sólo son posibles con implementaciones de JavaScript.

Acabo de terminar de leer el preview de WordPress 3.6, y hay tantas cosas que les quiero copiar e implementar en los administradores de mis clientes, pero sólo son posibles a través de JS. Esto me obliga a quitarme, cada vez más, esta espinita que tengo en contra de ese lenguaje.